El cabezal de riego es el corazón de una explotación agrícola. En este elemento reside la capacidad de expansión y rentabilidad de un proyecto de futuro.

En el cabezal es donde se trata el agua, se controlan los parámetros que intervienen en el control de crecimiento de la plantación, PH, conductividad eléctrica, cantidad de sólidos disueltos y en suspensión.

 

La eficacia de una instalación de riego se determina por la calidad de su cabezal.

La grandeza de una empresa se ve en el diseño, cálculo, montaje y en el control y funcionamiento de todos sus elementos.

volver